Enseñanzas de nuestro Padre Fundador
  • "Vamos a empezar esta vida de combate pidiendo ante todo, a nuestra Madre Santísima..."
  • "Trabaje confiando en nuestra Santísima Madre..."
  • "Con todos los sentimientos de mi alma te lleno de bendiciones, y pido a nuestra Santísima Madre que te acompañe en todo momento..."
  • Para llegar al fin, AMAR...
  • El principal deber consiste en el cuidado de la vida espiritual y moral...
  • Deben ser luz, sal, ejemplar, espejo, modelo de santidad, tipo de perfección...
  • Mientras tengamos tiempo obremos el bien...
  • Hemos venido a aprender y no se aprende sin dejarse enseñar...

Fundación

En el marco histórico, político y cultural, de un ambiente liberal que emergía y la ruptura que provocaba en la sociedad, el Padre Torres se lanzó, junto con diez valientes religiosas a fundar el 1º de octubre de 1887, la Congregación de Hermanas Terceras Mercedarias del Niño Jesús para formar la conciencia y el corazón de la niñez y juventud cordobesa.

Desde un inicio la Congregación de abocó a reafirmar los principios cristianos y educar en la fe de la arraigada y tradicional Córdoba católica, en colegios y hogares para niñas.

Las Mercedarias del Niño Jesús, herederas de esta sabia fundacional, desean hacer memoria agradecida de la vida y la Obra de su Fundador, el Vble. Padre José León Torres, carisma redentor que  está presente  donde la libertad y la dignidad están amenazadas y  cautivas de la ignorancia y la deshumanización.

Origen

La Congregación de Hermanas Terceras Mercedarias del Niño Jesús nació el 1º de Octubre de 1887 en Córdoba (R.A) como fruto de gracia que el espíritu produce en la Iglesia. Impulsado por la caridad Redentora Fray José León Torres, Mercedario, la fundó sólo apoyado en una Gran fe en Dios, una confianza ilimitada en María Santísima de la Merced y en el deseo de que se haga algo que redunde en bien de la Orden.

fundacion_02

Inspiración

El Padre José León Torres desde mucho tiempo atrás tenía vivísimos deseos de que hubiera Religiosas de la Orden en esta Provincia Argentina.

El 10 de Mayo de 1887, en la Eucaristía y en el momento de la Elevación, vino a su mente la idea de ver si una obra tal podía realizarse en Córdoba. Desde ese momento resolvió hacer en este sentido cuanto fuese  posible llevado únicamente de la Gloria de Dios y del amor a su Orden.