Enseñanzas de nuestro Padre Fundador
  • "Vamos a empezar esta vida de combate pidiendo ante todo, a nuestra Madre Santísima..."
  • "Trabaje confiando en nuestra Santísima Madre..."
  • "Con todos los sentimientos de mi alma te lleno de bendiciones, y pido a nuestra Santísima Madre que te acompañe en todo momento..."
  • Para llegar al fin, AMAR...
  • El principal deber consiste en el cuidado de la vida espiritual y moral...
  • Deben ser luz, sal, ejemplar, espejo, modelo de santidad, tipo de perfección...
  • Mientras tengamos tiempo obremos el bien...
  • Hemos venido a aprender y no se aprende sin dejarse enseñar...

Poesías

NUESTRO FUNDADOR

Como una semilla que crece en el campo,
el Padre  Torres creció en Luyaba
Como una semilla necesita el calor de la naturaleza,
el José León necesitó el cariño y amor de su familia.

Como una semilla se convierte en una planta,
Él  se convirtió en  joven, un joven que sintió el llamado de Dios.
Como una semilla se convierte en un bello y frondoso árbol
José León se convirtió en un  hombre respetado, bueno y generoso.

Este hombre el Padre Torres, es nuestro fundador,
que junto a diez  hermanas, fundó esta institución,
esta gran familia mercedaria,
El Padre Torres
Es nuestro fundador.

Mariel Bernelli.

PADRE TORRES

Yo les voy a contar
la historia de un hombre muy especial,
José León era una persona
Bondadosa, amorosa y servicial.

En Luyaba  él nació
y con su familia, él creció.
Cuando adolescente el Padre Torres fue,
el llamado de Dios sintió.

Y a la orden religiosa Él se unió
bondadoso, amable,
bueno y responsable
menos de él no se puede decir.

Corazón de oro tenía José,
que hacía el bien sin mirar a quien
se lo consideró venerable
pero para mí no es razonable,
tan bueno José León fue
que para mí, Santo merecería ser.

“SONETO A UN PEREGRINO”

Hombre de Dios en libertad,
sencillo y fecundo como la tierra.
Pastor redentor en la oscuridad
por tus ovejas: vida, silencio y entrega.

Buscador humilde de caminos,
siempre con María, hacia la Verdad,
nos enseñaste con tu existencia
el amor por el Amor hasta el final.

Hoy tu mirada y tus palabras,
tu orante y alegre caminar,
llegan, Padre, con la frescura del mar;
mar que abraza su costa en espera,
y viene a obsequiar desde la profundidad
Nuevos tesoros, signos de eternidad.

ESCÚCHANOS PADRE

A ti te estoy hablando
aunque no se si me escuchas,
no se si estoy perdiendo el tiempo
pero prefiero no quedarme muda.

Escucha solamente esta plegaria
donde te pido por nuestras almas
por la paz del mundo,
por el fin de la destrucción
y la desaparición de las armas.

Sé que con la ayuda de tu mediación
podremos lograr un mundo mejor,
escúchame por favor
no me dejes hablando sola,
sin conocer el mundo exterior
y el mal que nos hace no saber de Dios

Ayúdame en mi lucha diaria
para llegar a ser como vos,
para no perder la esperanza
y no dejar de luchar por el amor.

Concédeme el don de la fortaleza
para no perder las esperanzas
y no llegar a caer
en un mundo de desconfianza.

Por que tú luchaste por esto mismo
hoy puedes ayudarme
para que todos luchemos unidos
sin importar de razas o colores,
tamaños o medidas
sino la fe del corazón
que se encuentra en nuestras vidas.

La pantera rosa

RECUERDO AL PADRE TORRES DESDE MI PROPIA VIDA

Quisiera honrarte, venerable Padre,
contándote mi vida y decirte los: “porqué”,
crecí a la sombra de tus buenas hijas,
viviendo todas juntas, el Don de nuestra fe.

Desde muy pequeña, ellas me enseñaron,
que un “diez de mayo”, la Virgen te eligió,
haciéndote un pedido, en nombre de su Hijo,
y este siervo humilde, enseguida le aceptó.

Manos a la obra pusiste en la tarea,
¡nada te fue fácil! Pero el Amor ¡te acompañó!
Buscaste con firmeza y diez jóvenes siguieron
consagrando en ellas, la ansiada fundación.

Fuiste el Padre bueno, recto y amoroso,
haciendo de la Orden, nidal de Redención,
las guiaste con tu ejemplo generoso,
sembrando la prudencia, la entrega y el AMOR

Escribiste muchas frases y consejos entrañables,
la “Caridad” dijiste, es la mayor virtud,
¡cómo no vivir, tus sabias enseñanzas,
si a Dios le diste todo y a la Madre el corazón!

Luyaba fue tú cuna y Córdoba el final,
sembraste mil semillas y una sola vocación.
Nosotras herederas de estos frutos nuevos,
seguiremos trabajando para ser tus herederos.

La Patria argentina te evoca con pueblos más hermanos:
Colegios Mercedarios se esparcen por doquier,
es la sabia nueva que crece y se alimenta,
de esta Madre Blanca, que cada hijo te hace renacer.

Padre Torres: te conocí desde mi infancia,
viví intensamente el Amor a la Merced.
Quisiera que hoy me escuches y le pidas al Señor,
que esta Orden Santa, sea de Redención.

En este mundo nuevo, tus obras salen a la luz.
María las entrega a su Hijo Jesús,
para que muy pronto por nuestras oraciones,
seas para siempre el santo de las vocaciones.

Y ahora me despido hasta llegar al cielo,
espero me recibas y me muestres al Señor,
pues esta humilde sierva con sabia mercedaria,
vive esperanzada en morir en el AMOR.

HABIA UNA VEZ UN NIÑO QUE SE HIZO FRAILE

Fue hijo del más soleado,
alegre rincón cordobés.
Fue un hermoso niño amado
por todo el pueblo en su niñez.

Cumplidos los quince años,
va al convento mercedario.
Celebrando a los cristianos
su primer Misa en Mayo.

Un gran fraile de la merced,
bueno, serio y estudioso,
sobre todo cariñoso
con los niños que el ayudó.

Por gran amor a Maria
un grupo de fieles reunió.
Una nueva familia nació
a las mercedarias fundó.

Y cumplio aquella misión
que el Padre Fundador lego.
El servicio educativo
a los cristianos, prospero.

Lograr esfuerzo y entrega
fue su afán y su gran meta.
Para aceptar y realizar
los mensajes dela Biblia.

Ojalá la iglesia estudie
su vida y firme mandato.
Para poder contar con él
algún día entre sus Santos.

AL PADRE TORRES

Un 19 de marzo
una voz se escuchó.
Dios avisó, que un niño humilde
a la vida entró.

Fue un buen novicio
y también profesor.
Todos lo querían
por su gran corazón.

Con prudencia escucho a Dios
de sacerdote se marchó
Con amor y con trabajó
logro lo que soñó.

La congregación de las hermanas
a la vida incorporó.
Hasta el fin de sus días
con Dios camino.

Cumpliendo con su voluntad
y ayudando a los demás.
Tras una enfermedad
un 15 de diciembre
entro en la eternidad

Hoy el padre Torres
¡Gozando con Dios está!

Maribe cat 2

LOS CAMINOS DEL PADRE TORRES

Caminos que se entrecruzaron a lo largo de la vida
historias que allá comienzan, lejos en las serranías
que en tu Luyaba querida, tierra de arroyo y tomillo
junto a Gregorio, Margarita y tus hermanos vivías.

Caminos que te llevaron a la orden Mercedaria
que por fe de Nolasco, en España había nacido
y que en suelo americano luchaste con esmero
para poder liberar a cristianos oprimidos.

Caminos del sufrimiento que tu aceptaste seguir
en aquellos tiempos mozos, de “frailito” por vivir
donde el rostro de la muerte con el cólera se vio
quedándote junto al que sufre, tú preferiste seguir.

Caminos que te acercaron a Dios en lo espiritual
designado sacerdote, profesor y capellán
pero también otros senderos tuviste que desandar
como buen jinete gaucho, en caminos de hermandad.

Caminos de sueños puros, que Sor Leonor le contó
con diez palomitas blancas volando a su alrededor
fundar a las Mercedarias, en su mente comenzó
y fue tan grande la fuerza que la idea concretó

Caminos de libertades, que lleva la educación
a pelear con la ignorancia que sólo empuja a sufrir
tú luchaste desde entonces y hoy que lo vemos seguir
con ese ideal supremo que “educar es redimir”

Camino eterno hacia el Padre que empezaste a recorrer
junto a la virgen querida, Señora de la merced
pero tú no nos dejaste, ni te fuiste, ya lo sé
mientras latan corazones con tu amor bondad y fe.

UN NIÑO LLAMADO JOSÉ

Alegre niño serrano
Margarita te educó
María guió tus pasos
a tu familia educó.

Niño obediente y estudioso
tu padre te preparó
para enfrentar la vida
el camino dios te marco.

Buen amigo sincero
de corazón generoso
niño humilde de Luyaba
creciste fuerte y piadoso.

Siendo joven te entregaste
al sacerdocio con fidelidad
el amor a tus hermanos
fue tu ejemplo de caridad.

Cuando tu fe estuvo madura
pidió fundar una congregación
aceptaste esta misión
terceras mercedarias se llamó.

Padre torres
los niños mercedarios
queremos imitar
las virtudes de tu vida.

Y crecer siempre en paz.

LA OBRA DE UN GRAN HOMBRE

Con su mirada a un mundo nuevo,
a un mundo diferente,
creó este colegio,
algo singular en ese momento,
que muchos aman,
y guardan en sus almas.

Pensando diferente a los demás,
buscando nuevos rumbos,
creó parte de nuestra identidad,
algo que nos une y simboliza,
wso que nos hace mirar
a un mismo punto en el horizonte.

Transformo una idea,
parecida a lo imposible,
en un hecho real,
tan verdadero como el mirar unos campos aislados
transformados en un colegio,
transformados en nuestro colegio.

Con su bondad y amor,
plasmó todo lo material en algo mucho mejor,
con mas valor al mirarlo,
con mas amor al apreciarlo,
con lágrimas en los ojos sabiendo
que algún día dejarás de habitarlo.

Con sus mil tropiezos,
siguió adelante, sin mirar
los próximos obstáculos,
totalmente concentrado en cada paso,
confiando a Dios lo que vivía,
y sabiendo que algún día lo cumpliría.

Y como dijo que sería,
un 1º de Octubre del 1887 quedó terminada,
una gran idea, plasmada en obra,
que ahora disfrutamos
todos juntos y hermanados
y es nuestro querido colegio mercedario.

María Lucía

JOSE LEON TORRES…

Un 19 de Abril,
José León nació
en Luyaba Pcia. de Córdoba,
donde se crió…

Un 10 de mayo,
su 1era misa celebró,
y desde ese momento
Dios lo iluminó…

Hace 118 años,
el Padre Torres fundó,
una congregación de hnas.
muy creyentes del Señor…

Todos lo recordamos
como el Padre Fundador,
de la congregación de hermanas
inspiradas  por el Dios…

Un 15 de Diciembre
José León falleció,
y desde ese momento
esta junto al Señor…

Hace tiempo están buscando
en la historia un nuevo milagro,
para ser dentro de poco
nombrado  Santo…

Todos los años lo recordamos
con amor y alegría,
al Padre José León,
ejemplo de sabiduría…

PuLi